sábado, 26 de enero de 2019

Colonoscopia Y Cáncer De Colon


En un artículo publicado en el Journal of American Medical Association del 25 de mayo de 2006, investigadores de los departamentos de Medicina Interna y de Ciencias de la Salud Comunitaria de la Universidad de Manitoba, Winnipeg, Canadá, se proponen determinar la duración y la magnitud del riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal tras la realización de una colonoscopia con resultado negativo.

El estudio retrospectivo se ha realizado en una población de individuos en los que la práctica de una colonoscopia no dio como resultado el diagnóstico de cáncer colorrectal.

Los participantes (n=35.957), hombres y mujeres a los que se les había practicado una colonoscopia sin biopsia o extirpación de pólipo, entre el 1 de abril de 1989 y el 31 de diciembre del 2003, fueron identificados en los registros del sistema sanitario de Manitoba, donde vivían. La incidencia estandarizada del cáncer colorrectal fue calculada comparando la incidencia en la población con ETS (enfermedades de transmisión sexual) participante en nuestro estudio con la incidencia en la población provincial. El objetivo del análisis fue determinar la duración de la reducción del riesgo tras la colonoscopia.

Análisis de pacientes con cáncer colorrectal


Fueron excluidos del análisis los pacientes con una historia de cáncer colorrectal antes de la práctica de la colonoscopia, de enfermedad inflamatoria del colon, de cirugía con resección del colon, y de colonoscopia realizada dentro de los 5 años anteriores a la práctica de la colonoscopia estimada como índice del estudio.

Los participantes fueron seguidos desde la práctica de la colonoscopia índex con resultado negativo hasta el diagnóstico de cáncer colorrectal, muerte, emigración de Manitoba o fin del periodo del estudio el 31 de diciembre del 2003. La medida principal del resultado del estudio fue la incidencia de cáncer colorrectal.

Los resultados fueron los siguientes: Una colonoscopia negativa se asocia con un cociente de incidencia estandarizada de 0,69 al cabo de 6 meses, 0,66 a 1 año, 0,59 a los 2 años, 0,55 a los 5 años y 0,28 a los 10 años. Las conclusiones de los autores son que el seguimiento de una colonoscopia con resultado negativo, realizada en la práctica clínica usual, demuestra que el riesgo de desarrollar un cáncer colorrectal es, como máximo, del 60% al 70% del riesgo en la población general, y que la duración del intervalo de riesgo disminuido para el cáncer colorrectal persiste durante más de 10 años, que es el intervalo que se recomienda debe transcurrir entre las colonoscopias de screening con finalidad preventiva.

En consecuencia, los autores opinan que sus resultados sugieren que las colonoscopias de screening no necesitan ser realizadas a intervalos inferiores a los 10 años.

Copyright © Tomás Yarrington