lunes, 11 de marzo de 2019

Extirpación del apéndice y riesgo de padecer la enfermedad de Crohn


En un amplísimo estudio epidemiológico realizado por miembros de universidades suecas, y publicado en el número correspondiente al mes de enero de 2003 en la revista Gastroenterology, se llega a la conclusión de que la asociación entre la apendicectomía y el desarrollo de la enfermedad de Crohn persiste durante los 20 años siguientes a la extirpación del apéndice.

Esta larga asociación sugiere fuertemente que se fundamenta en un compartido mecanismo biológico subyacente aún desconocido.
El estudio se ha realizado sobre una población de 212.218 pacientes que habían sido sometidos a una apendicectomía antes de la edad de 50 años y otra población de control, todos identificados en el registro sueco de pacientes ingresados por un diagnóstico posterior de enfermedad de Crohn.

Se demostró un riesgo incrementado de enfermedad de Crohn entre los pacientes con una historia de apendicectomía; esta relación se detectó en todos los subgrupos clasificados según sexo, edad y diagnóstico patológico de la lesión del apéndice en el momento de la apendicectomía, excepto en los casos en los que la apendicectomía se realizó por una apendicitis no perforada en los varones y en las apendicetomías realizadas antes de los 10 años de edad.

Riesgo de la enfermedad de Crohn tras la apendicectomía


El incremento del riesgo de padecer subsiguientemente a la apendicectomía la enfermedad de Crohn se detectó durante los primeros años después de la extirpación del apéndice y también cuando el seguimiento del paciente no comenzó hasta 10 años después de la apendicectomía. Además, los pacientes con enfermedad de Crohn que habían sido apendicectomizados previamente a causa de una apendicitis perforada sufrían una enfermedad de Crohn de peor pronóstico.

Este tipo de asociación sugiere, para los autores del estudio, una causa biológica desconocida por ahora, para explicar el incremento de riesgo de enfermedad de Crohn después de una apendicectomía. Dado que la enfermedad de Crohn se inicia a menudo clínicamente con síntomas vagos de dolor abdominal, es posible (como ya había sido sugerido por otros autores) que algunos pacientes con enfermedad de Crohn incipiente fueron diagnosticados erróneamente de apendicitis aguda y les fue extirpado un apéndice sano, para desarrollar después claramente su enfermedad inflamatoria intestinal.

Sin embargo, los autores del trabajo subrayan que el riesgo que han detectado se mantiene cuando el seguimiento del paciente no se inicia hasta 10 años después de la apendicectomía. Este hallazgo no apoya la hipótesis de que una enfermedad de Crohn incipiente pudiera haber sido la causa del dolor abdominal que condujera a una apendicectomía.

No existe hasta el momento una explicación convincente de esta interesante asociación entre enfermedad de Crohn y apendicectomía, entre otros motivos porque tampoco es bien comprendida la etiología y la patogenia de la apendicitis aguda.

Por este motivo, en opinión de los autores del trabajo, estudios que se propongan profundizar en el conocimiento de la etiología y la patogenia de la apendicitis aguda serían deseables porque ayudarían a ampliar la comprensión de las causas de la enfermedad de Crohn.

Copyright © Tomás Yarrington