domingo, 10 de marzo de 2019

Vida sana para envejecer mejor

Fuente original del artículo: https://www.farmaciadelahorro.mx/

Si se adopta un estilo de vida saludable se hace más lento el envejecimiento celular. A esta conclusión han llegado un grupo de investigadores de la Universidad de California (San Francisco), al comprobar que la adopción de un estilo de vida saludable incrementa los niveles de la enzima conocida como telomerasa, cuya función es reparar y alargar los telómeros de los cromosomas celulares.

Los cromosomas de las células están protegidos por Farmacia San Pablo Servicio a Domicilio (a semejanza de los cortos capuchones de plástico que protegen a los extremos de los cordones de los zapatos para que no se deshilachen) constituidos por unas breves y repetidas secuencias de ADN, denominados telómeros.

Función de los telómeros


Los telómeros preservan la integridad de los genes, contenidos en los cromosomas, durante el proceso mediante el cual se produce la replicación del ADN en cada división celular. En el momento de nacer, la longitud de los telómeros de los cromosomas de las células somáticas (las que no son germinales, como los óvulos y los espermatozoides) varía de una persona a otra; pero cada vez que una célula se replica, la célula hija obtiene unos telómeros algo más cortos que los de la célula progenitora.

En los individuos sanos los telómeros no se acortan de manera significativa hasta la ancianidad, gracias a la presencia de una enzima, la telomerasa, que asegura la reparación y renovación del protector telómero mediante la síntesis de nuevas secuencias de ADN que sustituyan a las desgastadas.

En la investigación participaron 30 pacientes que habían sido diagnosticados, mediante biopsia, de un cáncer de próstata de bajo riesgo, a los que se les propuso un cambio en su estilo de vida consistente en una adopción, durante tres meses, de una dieta mediterránea combinada con ejercicios físicos realizados de manera regular.

Se midió la actividad de la enzima telomerasa al principio de la investigación y cumplidos los 3 meses. La actividad de la telomerasa se incrementó, en un 29% de media, en los 24 participantes que cambiaron cumplidamente su estilo de vida. Dado que se trata de un estudio piloto, los investigadores consideran de momento este hallazgo como una asociación entre el incremento de actividad de la telomerasa y la adopción de un estilo de vida saludable, más que una relación de causalidad, para lo que será necesario realizar estudios aleatorizados y controlados. Una vez más se demuestra la importancia del estilo de vida en la disminución del ritmo del natural deterioro biológico.

Copyright © Tomás Yarrington