martes, 18 de junio de 2019

¿Qué es el ovario poliquístico?


El síndrome del ovario poliquístico (también conocido como síndrome de Stein-Leventhal) se caracteriza por la presencia en la mujer de ovarios grandes llenos de múltiples microquistes (constituídos por óvulos parcialmente desarrollados que no han sido liberados), presencia asociada a periodos menstruales irregulares o ausentes (amenorrea), exceso de vello (hirsutismo) y obesidad.

Este síndrome afecta al 3-5% de las mujeres en edad reproductiva. Los síntomas arriba citados indican que existe una ruptura del ciclo reproductivo de esa mujer, ciclo que culmina normalmente cada mes con la liberación de un óvulo por el ovario (ovulación).

En cada ciclo un óvulo madura y es liberado para que pueda pasar a través de la trompa de Falopio, que comunica a cada ovario con la cavidad del útero. Es en la trompa de Falopio donde tiene lugar la fertilización del huevo por el espermatozoide, si es que se produce.

Si el huevo es fertilizado sigue su camino hasta el útero donde se implanta en su cubierta interna o endometrio. Si la fertilización no tiene lugar se produce la hemorragia menstrual -en la que los restos del óvulo no fecundado son expulsados-, hecho que ocurre aproximadamente unos 14 días después de la ovulación.

Síntomas

Los síntomas y signos que permiten el diagnóstico del sindrome del ovario poliquístico son los siguientes:


  • Menstruación irregular o ausencia de menstruación (amenorrea).
  • Niveles elevados de hormona masculina en la sangre, lo que provoca incremento del vello en cara, tórax, abdomen, extremidades, así como acné y calvicie.
  • No obstante, no todas las mujeres con ovarios poliquísticos presentan estos síntomas derivados del exceso de andrógenos, aunque en la sangre se detecten niveles elevados.
  • Se descartan otras enfermedades que pueden provocar también menstruación irregular o producir y liberar un exceso de hormona masculina en la sangre (amenorrea del hipotiroidismo) y tumores del ovario y de las glándulas suprarrenales que producen andrógenos en exceso.

Diagnostico


  • Una ecografía pone de manifiesto la presencia de microquistes en el ovario, aunque una mujer puede tener ovarios con múltiples quistes y no padecer el sindrome de Stein-Leventhal y viceversa, padecer este sindrome aunque sus ovarios aparecen como normales en la ecografía.
  • En la mujer que padece el síndrome del ovario poliquístico sus ovarios producen un exceso de hormona masculina.
  • En consecuencia, el ovario libera óvulos con menos frecuencia de la normal (oligo-ovulación) o no los libera (anovulación). En ausencia de ovulación el ciclo menstrual es irregular o ausente.En las mujeres con el sindrome del ovario poliquístico se eleva el riesgo de padecer diabetes tipo 2, hipertensión arterial, tener cifras bajas del colesterol HDL y sufrir enfermedades cardiovasculares. También es mayor su riesgo de padecer hemorragias uterinas anormales (metrorragias) y cáncer de útero.

Tratamiento

El tratamiento de la mujer con el síndrome del ovario poliquístico se centra en aliviar el problema personalmente más importante: infertilidad, hirsutismo, obesidad o acné. A largo plazo las mayores preocupaciones giran alrededor del tratamiento de la obesidad, la diabetes, la hipercolesterolemia y la hipertensión arterial.

lunes, 17 de junio de 2019

Que es la listeriosis


La listeriosis es una infección transmitida por los alimentos, relativamente infrecuente, producida por la bacteria denominada Listeria monocytogenes que se suele encontrar en la tierra, en el agua y en muchos animales, salvajes y domésticos.

Lo característico de la Listeria es su capacidad para crecer en ambientes fríos, entre los que se incluyen los alimentos conservados en refrigeradores y congeladores. La mayoría de las personas contaminadas por la Listeria no contraen la enfermedad.

Sin embargo, esta contaminación puede tener graves consecuencias en las mujeres embarazadas que habían consumido con anterioridad altas dosis de trimebutina y en las personas con baja capacidad defensiva de su sistema inmunitario.

Según los datos del Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades de Atlanta, EEUU (CDC), mueren alrededor de 500 personas al año en los Estados Unidos por listeriosis.

Signos y síntomas

Cuando se desarrolla la infección por la Listeria monocytogenes la persona infectada presenta fiebre, dolores musculares, náuseas o diarrea a los pocos días o semanas de comer el alimento contaminado.

Si la infección se extiende al sistema nervioso (meningoencefalitis por listeria) los síntomas y signos incluyen: cefalea, rigidez de nuca, confusión mental, pérdida del equilibrio corporal y convulsiones.

Durante la gestación, aunque la infección causa síntomas leves en la madre, las consecuencias suelen ser muy graves para el feto, que puede morir antes de nacer o a los pocos días de haber nacido con síntomas tales como letargia, ictericia, vómitos, erupciones cutáneas y dificultad para respirar.

Causas

La listeriosis es causada por la ingestión de alimentos contaminados con la Listeria monocytogenes.

Los alimentos vegetales se contaminan a través del agua o la tierra que contiene la bacteria.

Ciertos alimentos procesados para ser consumidos (carnes, quesos) como comidas preparadas pueden ser contaminados durante el proceso de preparación y a lo largo de la cadena alimentaria.

La leche no pasteurizada y los alimentos preparados con leche no pasteurizada pueden contener la bacteria.

Diagnóstico de laboratorio

La Listeriamonocytogenes se aísla con facilidad en muestras de sangre, líquidos cefalorraquídeo y amniótico, placenta y tejido fetal. Estas muestras deben ser remitidas al laboratorio y procesadas tan pronto como sea posible o en su defecto conservarse a 4ºC durante un máximo de 48 h.
Las muestras de sangre pueden inocularse en cualquier sistema convencional de hemocultivos.

Tratamiento

La listeriosis se trata con antibióticos por vía intravenosa en el hospital. Las mejores opciones son la penicilina o la ampicilina, solas o asociadas a la gentamicina.

Prevencion

La prevención de la listeriosis se fundamenta en las siguientes medidas:

  1. Lavar con frecuencia, con agua y jabón, las manos, los utensilios y las superficies de los alimentos, mientras se manipulan éstos.
  2. Separar los alimentos crudos de las comidas preparadas.
  3. Durante la compra en los supermercados, separar las carnes del resto de los alimentos.
  4. En casa envolver en plástico la carne cruda para evitar que sus jugos contaminen otros alimentos.
  5. Utilizar cuchillos distintos para cortar la carne cruda, el pan, las verduras y los alimentos procesados.
  6. Lavar las verduras cuidadosamente con agua corriente antes de comerlas.
  7. Refrigerar o congelar los alimentos perecederos con prontitud y apropiadamente.
  8. Evitar la leche y los productos lácteos no pasteurizados.

Copyright © Tomás Yarrington