domingo, 11 de agosto de 2019

Vitamina D para prevenir la esclerosis múltiple


En un artículo publicado en el Journal of American Medical Association del 20 de Diciembre de 2006, miembros de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y del Departamento de Biología molecular de la Universidad de South Carolina, se proponen examinar si los niveles de la 25-hidroxivitamina D se asocian con el riesgo de desarrollar una esclerosis múltiple.

La vitamina D es un potente modulador de la respuesta inmunitaria y la esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune, en la que agentes desconocidos ponen en marcha una respuesta inflamatoria, mediada por los linfocitos T, que provoca la pérdida de la cubierta protectora de mielina (desmielinización) en el sistema nervioso central.

El estudio ha sido realizado entre más de 7 millones de personas pertenecientes al Departamento de Defensa de los Estados Unidos, de las cuales se conservan almacenadas en dicho departamento muestras de suero sanguíneo.

Casos de esclerosis múltiple


Los casos de esclerosis múltiple fueron identificados a partir de la base de datos del Departamento de Defensa, desde 1992 hasta 2004, y sus diagnósticos fueron confirmados por la revisión de las historias clínicas.

Los casos de esclerosis múltiple tenían una edad media de 28,5 años al comienzo de los síntomas de la enfermedad. Cada caso de esclerosis múltiple (n=257) fue comparado con 2 casos usados como controles, por edad, sexo, raza y los datos obtenidos de los análisis de las muestras de suero conservadas.

El status de la vitamina D fue valorado mediante el nivel medio de la hidroxi-vitamina D de 2 o más muestras de suero que fueron extraídas antes de la fecha de comienzo de los síntomas de la esclerosis múltiple. Los resultados han sido los siguientes:

  1. En los individuos blancos (148 casos, 296 controles) el riesgo de esclerosis múltiple descendía cuando aumentaban los niveles de 2-hidroxi-vitamina D.
  2. Esta relación inversa de los niveles de vitamina D con el riesgo de esclerosis múltiple fue especialmente potente estadísticamente cuando los niveles de la vitamina D fueron medidos antes de los 20 años de edad.
  3. En los individuos negros e hispanos (109 casos, 218 controles), que tenían niveles de vitamina D más bajos que los blancos, no se encontró asociación significativa entre la vitamina D y la esclerosis múltiple.

La conclusión de los autores es que los resultados de su estudio sugieren que los niveles elevados circulantes en sangre de vitamina D se asocian con un menor riesgo de esclerosis múltiple.

Por otra parte, los autores subrayan que la administración de suplementos de vitamina D en la dieta para la prevención de la esclerosis múltiple no debe ser llevada a la práctica, hasta que esta relación no puede ser probada por ensayos clínicos prospectivos.

sábado, 10 de agosto de 2019

Testosterona y Alzheimer


En un estudio publicado online en la revista Archives of Neurology, miembros de los departamentos de Neurología de las universidades de California, en Los Angeles y San Francisco, se proponen evaluar los efectos de la terapéutica con testosterona sobre la capacidad cognitiva, los síntomas neuropsiquiátricos y la calidad de vida en hombres con una enfermedad de Alzheimer moderada, así como en ancianos sanos.

El estudio ha sido diseñado como una investigación aleatorizada, a doble-ciego, controlada mediante enfermeras a domicilio y con un grupo paralelo. Los participantes han sido 60 pacientes con enfermedad de Alzheimer y 22 hombres sanos, con 50 o más años de edad, usados como controles.

Todos fueron aleatorizados para recibir 75 miligramos de testosterona (un gel hidroalcohólico de la hormona preparado para su aplicación cutánea, por la mañana, después de la ducha o baño) o un placebo aplicado de forma idéntica.

Esta aplicación se hizo durante 24 semanas. Los efectos de la testosterona sobre la capacidad cognitiva, los síntomas neuropsiquiátricos y la calidad de vida (valorada por los cuidadores) se midieron aplicando los apropiados tests o inventarios.

Los resultados fueron los siguientes: En los pacientes con enfermedad de Alzheimer, en el grupo tratado con testosterona se observaron mejoras significativas en la calidad de vida, valorada por sus cuidadores.

Efectos de la testosterona con Alzheimer


Al final del estudio, no se hallaron diferencias en el grupo de enfermedad de Alzheimer tratado con testosterona en lo que se refiere a la capacidad cognitiva, aunque sí se demostró mejoría o menos declive en la función visual/espacial, cuando se comparó con los pacientes tratados con un placebo.

En el grupo paralelo de hombres sanos, que sirvió como control, en los tratados con testosterona se demostró una tendencia no significativa a la mejoría en la calidad de vida, valorada por el propio paciente, cuando se comparó con el grupo al que se le administró un placebo. El tratamiento con testosterona fue bien tolerado con pocos efectos adversos en comparación con el placebo.

En conclusión, los autores consideran a los resultados obtenidos como preliminares y que no justifican, por el momento, introducir el tratamiento con testosterona en los pacientes varones con enfermedad de Alzheimer, hasta que no se corroboren con un estudio con mayor número de participantes.

No obstante, en los pacientes de enfermedad de Alzheimer con una comprometida calidad de vida, reflejada en el test aplicado en este estudio ("Quality of Life- Alzheimer Disease Scale") y con niveles bajos en sangre de la testosterona, un tratamiento con testosterona puede ser razonable.

Copyright © Tomás Yarrington